ICELAND

1300KM OF VOLCANOES, GLACIERS AND WATERFALLS

¡Hey! Buenas a todos, soy Max Olivella, otro curioso y amante de los paisajes de ensueño, de la naturaleza y de todas las aventuras que nos proporciona. Esta vez vengo a presentaros mi experiencia en uno de los países más alucinantes del mundo. El país de los contrastes, con paisajes que te hacen alucinar a cada curva, el país del fuego y del hielo, el país que invita a ser explorado como hicieron los vikingos hace siglos: Islandia.


Primero, vamos a darle un poco a la geografía. Islandia es un país insular situado en medio del océano Atlántico, al sur del círculo polar ártico y a unos 1000 km de distancia de la parte continental Europea más cercana (Noruega). A diferencia de su país vecino, Groenlandia, forma parte de Europa y no de América del Norte.

La isla de origen volcánico se localiza encima de la dorsal atlántica, entre las placas tectónicas euroasiática y norteamericana. Es por eso que ofrece una impresionante actividad geológica con sus característicos volcanes y géiseres.

Bueno, no me enrollo más y pasamos a los datos interesantes. Un total de 15 días dando la vuelta a toda la isla por la conocida Ring Road (carretera que rodea la isla). Para que sepáis un poco cómo lo organizamos, os dejo por aquí el MyMaps de nuestra ruta y el resumen de todas las localizaciones por días:


Día 1. Comemos un plato típico en la capital y vamos de excursión para darnos el primer baño en los Hot Springs de Reykjadalur.

Día 2. Flipamos al ver uno de los géiseres más conocidos del mundo, vemos la primera cascada en Islandia y acabamos el día con problemas técnicos después de vadear 3 ríos para llegar a un spot increíble.

Día 3. Solucionamos el problema de buena mañana, 120 km en coche y llegamos a Seljalandsfoss, una cascada brutal.

Día 4. Misión Highlands: muchos kilómetros, paisajes lunares, cráteres convertidos en lagos, montañas de colores y un bañito caliente en medio de la nada.

Día 5. Lluvia, lluvia y más lluvia.

Día 6. Madrugón y día de locos. Skógafoss, glaciar del Sólheimajökull, DC3 Plane y nos da tiempo a visitar una de las playas no tropicales más bonitas del mundo.

Día 7. Visitamos el mítico cañón y pasamos el resto del día flipando con el mayor glaciar de Islandia, el Vatnajökull.

Día 8. Más lluvia, mucho viento y casi 300 km de ruta en coche.

Día 9. Cruzamos ríos con el coche y llegamos al cráter más grande de Islandia.

Día 10. Llegamos a la cascada más potente de Europa y alucinamos con la inmensidad de su cañón.

Día 11. Vamos a ver ballenas, comemos el mejor fish & chips de nuestras vidas y nos relajamos en unos baños termales impresionantes.

Día 12. Otro día de lluvia, muchos kilómetros y hot dogs islandeses, el plato nacional no oficial de Islandia.

Día 13. Ruta por los fiordos nevados del oeste con pueblo abandonado en medio de la nada incluído.

Día 14. Empezamos un viaje brutal por la península de Snaefellsnes y ponemos rumbo a nuestro punto de salida: Reikiavik.

Día 15. Estamos tristes, nos vamos y no queremos. Esto ha sido una pasada y queremos más.


Ahora sí que sí, ¡arrancamos con el viaje!


Día 0 - Preparación

Como os podéis imaginar, Islandia es un país para recorrer en coche. Sin él, sería imposible explorar las mil y una carreteras que te llevan a todos sus espectáculos naturales. Sabíamos que nuestra mejor opción era alquilar un 4x4 con una tienda plegable en el techo (roof tent), ya que era lo único que nos permitiría dormir donde quisiéramos y circular por cualquier tipo de carretera, incluidas las F-roads (carreteras de grava o tierra en las que es frecuente encontrarse ríos que hay que cruzar para poder continuar el camino), que solo son accesibles con un 4x4.

Algo que también sabíamos era que Islandia es uno de los países más caros del mundo, así que llenamos las maletas de conservas, sopas instantáneas, barritas y frutos secos para ahorrarnos un buen gasto.

Por cierto, su moneda son las coronas islandesas (ISK), pero no os preocupéis por tener que cambiar, ya que en absolutamente todo el país se puede pagar con tarjeta.


Día 1

Llegamos al aeropuerto, recogemos las maletas y vamos directamente a por nuestro coche. Cargamos todo, revisamos que la tienda del techo esté en buenas condiciones (será nuestra cama para las próximas dos semanas) y vamos a visitar unos pequeños géiseres cerca del aeropuerto.
*Entre el coche y la tienda para 14 noches nos gastamos alrededor de 1100 €, con seguro, kit de cocina y sacos de dormir —para temperaturas de hasta -10 ºC— incluídos.

Llega la hora de comer y nos vamos hacia la capital en busca de un restaurante que nos habían recomendado por su buen precio. Probamos la sopa de cordero servida dentro de un pan redondo y puré de patatas con bacalao. Lo mejor, puedes repetir todas las veces que quieras y los pastelitos de postre son gratis e ilimitados.
*El sitio se llama Icelandic Street Food y pagamos unos 35 € entre 2, nada mal para ser Islandia.

Por la tarde cogemos el coche y hacemos nuestros primeros 50 km por la Ring Road hasta los Hot Springs de Reykjadalur, un río de agua caliente y de acceso gratuito. Dejamos el coche en el parking y subimos caminando durante 40 minutos hasta llegar al punto más caliente del río. Nos damos un bañito espectacular en medio del valle con la puesta de sol y volvemos al coche para cenar y buscar un sitio en el que pasar la noche.
*Las noches en Islandia son frías y húmedas, así que aseguraos de conseguir un buen saco de dormir.
*En principio la acampada libre no está permitida, pero, si respetas el entorno, puedes buscar cualquier camino secundario en el que no molestes a nadie. Para encontrar estos sitios, la app park4night nos ayudó mucho.

Día 2

Primera noche de frío islandés superada. Desayunamos y ponemos rumbo a la primera parada del Golden Circle, una de las rutas más conocidas que se encuentra al suroeste de la isla.

La primera parada fue el parque nacional de Thingvellir donde caminamos dentro de una brecha de 7 km de largo que forma parte de la falla que separa las placas tectónicas euroasiática y norteamericana. Además, el paisaje hasta allí tampoco nos defraudó.

Después de unas 3 horas llegamos al parking y empezamos nuestro viaje hacia Geysir, uno de los géiseres más conocidos del mundo. El agua que dispara con sus erupciones ha llegado a alcanzar alturas de hasta 60 m, ¡una burrada! Después de ver unas 10-15 erupciones (ocurren cada 3-4 minutos), nos vamos hacia nuestra última parada oficial del Golden Circle: la cascada Gullfoss. Será la primera de muchas, ya que, si algo tiene Islandia aparte de volcanes y glaciares, son cascadas, y esta resulta ser una verdadera pasada. Aunque es enorme y con un caudal considerable, veréis en las fotos que hay cascadas mucho más heavys a lo largo del viaje.


Para terminar el día, cogemos el coche y nos vamos a hacer fotos con el dron a un spot remoto que, si os soy sincero, encontré por Google Maps mientras planeaba el viaje desde Barcelona. Para llegar, cogemos una carretera F, cruzamos un par de ríos y nos comemos unos cuantos kilómetros sin cruzarnos con nadie.

Llegamos y el paisaje a ras de suelo ya es flipante; subimos el dron y... ¡locura! Vemos nuestro primer delta glaciar con unos colores flipantes. Plegamos, subimos al coche, volvemos a hacer la misma ruta para volver y buscamos un sitio donde dormir. Al revisar las fotos del dron por la noche, nos damos cuenta de lo peor: las fotos del delta no se han guardado en la SD. No sabemos ni cómo ni por qué, pero tenemos claro que no podemos irnos de Islandia sin repetirlas.


Día 3


Tercer día, nos levantamos, desayunamos nuestro café calentito y salimos otra vez hacia el delta glaciar. Esta vez sí lo conseguimos; tenemos unas de las mejores fotos del viaje. Hoy tiene pinta de que va a ser un día duro. Nos esperan unos 120 km por carretera hasta Seljalandsfoss, una de las cascadas más bonitas de la zona y por la que puedes andar por detrás de la caída de agua. Después de sacar unas tomas brutales con el dron (aquí tenéis la mejor), nos tomamos un chocolate bien caliente en el parking y vamos a un camping en Hella. Lo mejor de los campings en Islandia es que, debido al intenso frío, lluvias y viento, siempre tienen algún sitio cerrado en el que poder cocinar y comer algo calentito. Así que cenamos mientras cargamos baterías y nos vamos a dormir, el día cuatro iba a ser intenso.


En muchos campings de Islandia no tienen recepción y pasan a cobrar cuando les apetece. En este caso, pasaron por el comedor mientras cenábamos (no te creas que no va a pasar nadie porque, si es necesario, te despiertan). 

Día 4

Son las 7 de la mañana y ya estamos despiertos y desayunados, dentro del coche y con dirección a los Highlands, un altiplano formado por glaciares y desiertos volcánicos que se extiende prácticamente por todo el interior de Islandia. Concretamente, nos dirigimos a Landmannalaugar para ver las míticas montañas de colores de la isla. Allí pasamos todo el día haciendo trekking hasta llegar a una panorámica brutal desde la que se pueden ver todos los colores de las montañas.

Lo más alucinante de este día es todo el trayecto por carretera hasta Landmannalaugar, unos 120 km de desierto de arena y piedras volcánicas, lleno de cráteres y montañas de otro planeta. Y, como una imagen vale más que mil palabras, te dejo tres y así tenéis suficiente para haceros para hacerte una idea:

Para acabar el día, nos damos un bañito largo en unas aguas termales naturales a 5 minutos del parking de Landmannalaugar (baños termales de Brennisteinsalda) y volvemos a Hella para seguir nuestra ruta por la Ring Road. Esa noche decidimos dormir en el mismo camping de la noche anterior y, madre mía, la que se nos viene encima de un momento a otro.


Día 5

Son las 3:00 a. m. y nos levantamos con un viento inhumano que balancea el coche de lado a lado y una lluvia que empieza a colarse y a empaparnos la cama. Diez minutos más tarde dormimos como podemos en los asientos delanteros del coche.

Por la mañana el tiempo sigue igual y parece que no va a cambiar en todo el día. Ya es oficial, Islandia nos ha dado la bienvenida.

Nos pasamos el día en una cafetería tomando cualquier bebida caliente y seleccionando fotos. Al final decidimos pasar la noche en un apartamento para poder secar el colchón de la roof tent. Encontramos unos apartamentos individuales con cocina a 89 €, muy buen precio para lo que es Islandia, y con unas vistas espectaculares. A media tarde nos viene la inspiración y llamamos al seguro del coche para ver si pueden cambiarnos el colchón (con lo mojado que estaba no iba a secarse ni en un día entero dándole con el secador). 

¡Bingo! Nos dicen que mañana por la mañana nos dejan en la puerta de casa un colchón seco para que podamos seguir con nuestro viaje. Triunfo total.

Dormimos en los apartamentos Welcome Holiday Homes (nombre «poco turístico»), cerca de nuestro próximo destino: Skogafoss.

Día 6

Se viene uno de los días más intensos. Hoy toca hacer todo lo que ayer no pudimos más todo lo planeado para hoy. Madrugamos y a las 7 estamos en Skógafoss, una de nuestras cascadas favoritas del viaje. Las tomas de vídeo y las fotos con el dron en este spot son la hostia. Aquí tenéis la prueba:


Cogemos el coche y nos vamos a nuestro primer glaciar en Islandia: el Sólheimajökull. Dejamos el coche en el parking y caminamos hasta los pies de la lengua glaciar. El paisaje y los colores son una pasada y las fotos, más de lo mismo.

Seguimos 10 km más con el coche y llegamos al parking del avión DC3. El problema es que desde hace un tiempo no se puede llegar en coche hasta el avión, así que tenemos que caminar unos 3 km de ida y otros 3 km de vuelta. Os recomendamos ir a primera hora para que no os pase como a nosotros y que podáis hacer fotos sin tanta gente. Aun así mereció la pena acercarse.

Después pasamos por el faro de Dyrhólaey y disfrutamos de unas vistas espectaculares a las playas de arena negra. Seguimos unos 20 km más y llegamos a una de las playas no tropicales más bonitas del mundo por sus guijarros negros, paredes de columnas basálticas y olas de 5 metros; llegamos a la playa de Reynisfjara y es una auténtica pasada.


Y con todos estos spots visitados en un solo día, le damos 80 km más al coche y nos plantamos en el cañón de Fjadrárgljúfur (dilo tú si puedes), pero nada más llegar se nos hace de noche y decidimos visitarlo la mañana siguiente. Buscamos un sitio donde pasar la noche, cenamos algo calentito y a dormir, que estamos muertos después del día de hoy.

Día 7

Séptimo día y seguimos por el sur de la isla en dirección hacia el este. Nos levantamos, guardamos todo, bajamos la roof tent y vamos hacia el cañón que ayer no pudimos ver por falta de tiempo.

Fjadrárgljúfur es uno de los cañones más visitados de Islandia, así que os recomendamos que vayáis a primera hora para no encontraros con mucha gente.

Seguimos unos pocos kilómetros más por la Ring Road y llegamos a los pies del glaciar más grande de Islandia, el Vatnajökull. Empezamos la ruta por la lengua glaciar Svínafellsjökull, y ya a 10 minutos andando desde el parking tenemos una panorámica espectacular.

El siguiente spot es el lago glaciar de Jökulsárlón, donde hacemos una aproximación en zódiac hasta la lengua glaciar y pasamos entre diferentes bloques desprendidos de glaciar (mini icebergs).

La zódiac nos costó unos 50 € por persona, por lo que, para ser Islandia, no está nada mal.

Al acabar, cocinamos algo rápido en el coche y nos vamos a hacer fotos a otro lago glaciar cercano hasta la puesta de sol, que veremos desde la Diamond Beach, una playa en la que se acumulan todos los trozos de hielo que el lago Jökulsárlón va expulsando hacia el mar. Para terminar el día, hacemos 100 km en dirección a Höfn y pasamos la noche en el único camping del pueblo. Justo antes de acostarnos aparece la primera y única aurora que vemos en todo el viaje, pero pasa tan rápido todo que no podemos ni hacerle fotos (un motivo más para volver).

Día 8

Hoy toca ver uno de los spots más increíbles del viaje, Stokksnes, a los pies de una montaña de rocas negras y picos afilados brutales llamada Vestrahorn. Se trata de la mejor playa salvaje de Islandia por sus dunas negras y tenemos muchas ganas de fotografiarla, pero el clima nos traiciona y la lluvia y las nubes bajas no nos dejan ver nada (otro de los motivos para volver).

Ponemos rumbo al norte y nos pasamos el día en la carretera. Llueve como si no hubiera un mañana y hay un viento que nos desvía el coche cada dos por tres. Aun así, el paisaje merece la pena. Por la tarde afloja un poco y podemos acercarnos a las cascadas de Litlanesfoss y Hengifoss, unas cascadas rodeadas de columnas de basalto. Pero otra vez el tiempo está en nuestra contra y, por culpa de las nubes bajas, no podemos apreciarlas del todo.

Al final del día, después de 300 km y un par de cafeterías, llegamos al camping de Egilsstadir, punto desde el que partiremos al día siguiente para llegar a uno de los lugares más remotos de la isla.

Día 9

Madrugón y ponemos rumbo a Askja, una de las zonas volcánicas de los Highlands más remotos de Islandia donde solo se permite el acceso en verano y donde todas las carreteras de acceso son tipo F. En el camping nos recomiendan que carguemos bien el depósito, ya que tendremos 300 km hasta quedarnos sin gasolineras. También nos comentan que tengamos cuidado con el mal tiempo (la ruta pasa por tres ríos y en periodos de lluvia son imposibles de vadear con el coche). Los últimos días había llovido, pero el día amanecía despejado, así que decidimos arriesgarnos y probar suerte.

Después de 5 horas de coche, treinta mil paradas para hacer fotos, tres ríos cruzados con éxito y un último tramo de carretera interminable en el que conducimos, literalmente, por encima de restos de lava, llegamos a Askja sin apenas cruzarnos con nadie en todo el trayecto. En Askja encontramos el mayor cráter de toda Islandia, con 8 km de diámetro y convertido en un lago inmenso de unos 50 kilómetros cuadrados. El paisaje hasta allí es una pasada, en el último tramo parece que estamos en la luna. La verdad es que flipamos mucho más con todo el paisaje hasta Askja que con Askja en sí.

A media tarde cogemos el coche y nos despedimos de Askja. Nos esperan 130 km de carreteras lentas hasta nuestro próximo destino en dirección al norte. A medio camino decidimos parar en medio de los Highlands, cenar y acostarnos hasta la mañana siguiente.

Día 10

Nos levantamos con un sol increíble y seguimos nuestra ruta hacia Dettifoss. Durante el trayecto nos acompañan las vistas del tuya Herdubreid, otro volcán espectacular con más de 1000 m de desnivel y una forma muy peculiar.

A las 2 horitas llegamos a Dettifoss, la cascada más potente y con mayor caudal de toda Europa. Solo con el ruido que hace ya acojona, es una salvajada. El cañón en el que se encuentra la cascada también es brutal e inmenso.

Para terminar el día, empezamos a desplazarnos hacia el oeste con la intención de acercarnos a Húsavík para el plan de mañana. A mitad de camino pasamos por el volcán Hverfjall, que con los colores de otoño y la forma perfecta de su cráter es todo un espectáculo.

Al final decidimos pasar la noche en el camping Reykjahlid, muy cerca del volcán y con unas vistas al lago Myvatn increíbles.

Día 11

Llega uno de los días más esperados. Nos levantamos y a las 9 estamos en Húsavík subidos en el barco para avistar la multitud de ballenas que se acercan a comer a la costa norte de Islandia en esa época.

Vamos a explicarlo rápido, después de 3 horas, no vemos ni media aleta. Muy mala suerte y bastante decepcionante, sobre todo al tener que soltar casi 60 € cada uno. Pero qué le vamos a hacer, la naturaleza es así y nunca sabes cuándo va a sorprenderte.

Llegamos al puerto y descubrimos el mejor restaurante que podíamos encontrar. Comemos el fish & chips más brutal que hemos probado en nuestra vida: bacalao fresco, con cantidades grandes y a muy buen precio. Después de comer latas, sopas de sobre y purés en tetrabrik durante 11 días, ese fish & chips sabía a gloria.

El sitio se llamaba, literalmente, Fish & Chips y el plato nos costó 1800 ISK (unos 12 €). La cerveza de 0,5 L estaba a 1000 ISK.

La tarde la pasamos en GeoSea, unos baños termales con vistas espectaculares a los fiordos y lo mejor es que somos los únicos turistas que entramos allí en toda la tarde.

La entrada nos costó 2900 ISK, alrededor de 19 € por ser precio de estudiante, pero su coste normal es de unos 28 €. Nada que ver con los típicos baños del Blue Lagoon donde va todo el mundo y la entrada cuesta 8500 ISK (60 €).

Después del bañito, ponemos rumbo hacia el oeste por la Ring Road y cuando oscurece buscamos un sitio para pasar la noche, nos instalamos, cenamos y a dormir.

Día 12

Amanecemos cerca de Akureyri, con lluvia y previsión de lluvias aún más fuertes hasta última hora del día. Aprovechamos para hacer 200 kilómetros y acercarnos un poco más a nuestro próximo destino, pero la lluvia no tiene intención de aflojar, así que paramos en un área de descanso y nos pasamos la tarde mirando fotos y comiendo hot dogs de cordero islandés, ternera y cerdo acompañados de salsas raras que no habíamos probado nunca (y lo más importante, muy baratos). Están buenísimos y saben diferente a los de aquí.

A última hora de la tarde para de llover, pero por la noche se esperan nevadas, así que buscamos un sitio para pasar la noche debajo de unos árboles densos donde haya menos humedad y nieve.

Día 13

Penúltimo día en Islandia. Nos levantamos con un frío polar y con muy pocas ganas de salir del saco. Bajamos, recogemos todo y tomamos nuestro café caliente de todas las mañanas.

Cuando tenemos todo listo, ponemos rumbo a los fiordos del oeste, hacia Djúpavík, un pueblo pesquero abandonado en medio de los fiordos. Las vistas durante todo el trayecto son espectaculares con el contraste y los colores de los fiordos, la nieve y el mar.

Nos faltó visitar varios fiordos más, pero la lluvia y un viento de locos nos hizo avanzar hacia el sur a media tarde. Después de 250 kilómetros, llegamos a Stykkishólmsbaer, un pequeño pueblo pesquero. Viendo que la lluvia y el frío cada vez van a peor, decidimos buscar un apartamento donde pasar la noche bien calentitos (¡y qué gustazo!).

Día 14

Último día oficial en Islandia, mañana nos vamos. Nos levantamos con un día totalmente soleado y vamos hacia la península de Snaefellsnes. A 40 km tenemos nuestro primer spot del día: la cascada Kirkjufellsfoss con la mítica montaña de Kirkjufell de fondo.

Durante el día rodeamos la península por la carretera principal y a media tarde nos acercamos a Reikiavik para despedirnos de nuestro viaje. Pasamos la noche en una zona de acampada muy cerca de la oficina de renting, ya que mañana madrugamos para coger el avión a primera hora.

Día 15

Ahora sí, nos levantamos y vamos a dejar nuestro querido Suzuki Jimny con el que hemos vivido uno de nuestros viajes más épicos.

Teníamos las expectativas muy altas e Islandia las ha superado. Esto ha sido una pasada y queremos más. Estamos seguros de que vamos a volver.

Tips rápidos para sobrevivir en Islandia
- Alquilar un 4x4 con roof tent para poder circular por las F-roads y dormir donde sea. La App Park4Night es perfecta para encontrar los mejores sitios donde pasar la noche.
- Revisar el tiempo antes de empezar cualquier ruta con vadeos. Si los ríos bajan con mucha agua, es imposible cruzarlos.
- Llevar cargadores para el coche para todos los gadgets: cámaras, móviles, drones, etc.
- Meter mucha comida en la maleta, ¡en Islandia es carísima! Lo mismo pasa con la bebida. Para que os hagáis una idea, la birra de medio litro cuesta entre 8 y 9 € en un bar y entre 5 y 6 € en el supermercado.
- Otra alternativa es pasar por el duty free antes de salir del aeropuerto y cargar bien para todo el viaje.
- Ir a los supermercados Bonus (los del cerdito), que están mejor de precio.

Un saludo y ¡keep exploring!

Author Profile

Max Olivella es un joven de Barcelona, amante de la naturaleza y de las aventuras que esta nos aporta. Disfruta haciendo freeski y fotografiando paisajes por el mundo. Siempre con ansias de descubrir paisajes remotos, nuevos países y culturas exóticas. Es uno de los creadores de contenido de Blue Banana con el que compartimos esas ganas de comernos el mundo y de explorar hasta el último rincón de nuestro planeta.

Subscribe and enjoy the adventure with 10% off

Oops, something went wrong… please try again in a few minutes!
It’s official, you are now a Blue Banana member. You will hear from us via inbox.
Subscribe to our newsletter and we will send you a 10% discount
Oops, something went wrong… please try again in a few minutes!
It’s official, you are now a Blue Banana member. You will hear from us via inbox.
EN