AZORES 2020

Viajando en medio de una pandemia

¡Bueno chicos, éste viaje ha sido una puta locura, no os voy a engañar. Teníamos otro destino en mente para generar todo el contenido de la nueva colección, y cinco días antes de la fecha de salida, con todo comprado y reservado, salió una nueva ley que hacía entrar en cuarentena a cualquier persona que llegara al país, así que nos tocó montar un viaje express a otro destino y apostarlo todo a una, con el riesgo de que nos volviera a pasar lo mismo, pero no teníamos otra, así que escogimos: AZORES + MADEIRA.


Unas islas maravillosas separadas por miles de kilómetros entre ellas, dónde nos encajaba bien generar el contenido de AW20. Nos hicimos un PCR todos con menos de 72h antes del vuelo y después de dar negativo, salimos a la aventura con más ganas que nunca!


First things first, os presento al equipazo de creadores, modelos y pensadores que fuimos a la aventura. 


De izquierda a derecha, Nacho, cofundador de Blue Banana y becario de operaciones del equipo de Media durante las producciones, Axel, que es Axel, no hay descripción posible para este señor, sólo que está como una puta cabra. En medio yo, Gon, diría el único con un poco de cabeza, pero es mentira, también estoy loco… a mi derecha Santi, elegante creador de contenido hasta que le pones unas cerves delante, entonces es un cachondo de cuidado. Si le ves, llámale SSSSoosi. Siguiendo hacia la derecha, Juan el otro fundador de Blue Banana y un tío con un pulso de hierro, un mago con el Steady cam diría yo. Luego está Anna, seguramente ya la hayas visto en alguno, que digo alguno, en todos los anuncios de BlueBanana, con una sonrisa impecable de las 5 de la mañana hasta la 1 de la madrugada, esta chica nos tumba a todos. Y lo mejor para el final, la señorita Cova, una vibra positiva constante, un dia lluvioso y frío con expectativas de sol radiante es un regalo para esta mujer, alegría 24/7, un gustazo!

Bien, ahora vamos al lío! Primero de todo os dejo el itinerario que seguimos:


Como podéis ver, bastante ajetreado y con días bastante largos, os recomiendo hacerlo con 3 o 4 días más, para ir más tranquilos, y más sabiendo que en Azores nunca se sabe cómo estará el tiempo.

Día 0 y 1; Se nos cae el FPV, visitamos uno de los sitios más bonitos del viaje y Strike 1 intentando ver la caldera de Corvo.  

Empezamos el viaje con sueño, pero muy motivados. Tardamos 2 días en llegar, pero mereció la pena, nuestro primer destino, la Isla de Flores, un paraíso para los amantes de la naturaleza.

El primer lugar que visitamos fue Ribeira do Ferreiro, uno de los sitios más famosos que ver en la isla, y pronto entendimos por qué. Un espectacular conjunto de cascadas que destacaban por encima de un acantilado lleno de verde y desembocaban en un lago con un reflejo perfecto. Disfrutamos solos del spot un par de horas, y luego nos dirigimos al siguiente, una cascada brutal al lado del mar. 

Grabamos unas tomas con el FPV, hicimos un poco de skating y fuimos directos al puerto, no llevábamos ni 5 horas dando vueltas y ya tocaba cambio de isla!

Nos subimos a la lancha y pusimos rumbo a la Isla de Corvo, una isla pequeña y recóndita donde solo hay un pueblo y un cráter. Íbamos allí sólo para ver el cráter, con mucha incertidumbre por el tiempo, ya que todavía no habíamos visto el sol en lo que llevábamos del viaje. Teníamos 2 oportunidades, una aquella misma tarde y otra muy pronto la mañana siguiente, después, ya dejábamos la isla para dirigirnos a São Miguel, la isla más conocida del archipiélago de las Azores.

El primer intento fué un drama, llegamos al cráter y la visibilidad no llegaba ni a 3 metros, con un viento de más de 50km/h y lluvia intensa. Con caras largas pero con ganas de crear, aprovechamos las curvas de bajada para grabar con los skates, yeah! Luego volvimos al hotel a descansar y prepararnos para un segundo intento la mañana siguiente. Hasta este punto habíamos cogido 3 aviones, un barco y hecho un PCR bastante desagradable. Todo para llegar a dónde estábamos. Si no lo conseguíamos, todos los esfuerzos hechos hasta ese momento no habrían servido para nada. 

Día 2; El tiempo nos regala media hora, vemos delfines y Juan casi pierde la gorra en medio del Atlántico.

A las 5am sonó la alarma, nos despertamos y pusimos rumbo al cráter, parecía despejado pero cuanto más nos acercábamos a la cima, peor pintaba. En las Azores empiezan todas las putas tormentas que luego llegan a España, tenedlo en cuenta!

Tuvimos una ventana de Sol de una media hora antes de que empezara a llover a cántaros, lo justo para crear todo el contenido que necesitábamos y poner rumbo a nuestro siguiente destino. Conseguido! Yiha!

Cogimos la lancha de vuelta a la isla de Flores in extremis, vimos unos cuantos delfines y casi perdemos una gorra en medio del Atlántico, pero todo bien. Devolvimos el coche de alquiler y fuimos directos al aeropuerto, tocaba volar de vuelta a São Miguel (la isla principal y donde hicimos escala el primer día).

Allí alquilamos una villa preciosa cerca de Ribeira Grande, conocido por el surf y la buena comida local. Esa tarde estuvimos descansando y haciendo copias de las SDs, que estaban cargaditas de megabytes muy valiosos!

Día 3; Vamos al lugar más famoso de todo el archipiélago y nos perdemos en un frondoso bosque salido de Hawaii.

Al día siguiente prontito (para variar), nos dirigimos a Sete Cidades, el spot más conocido de la isla y por el que la mayoría de gente conoce el archipiélago, y no es para menos, esas vistas no se ven todos los días!

Estuvimos un par de horas grabando, SOLOS, algo bueno del Covid es que todo lo que visitamos estaba vacío de turistas, y fue todo un puntazo la verdad.
 

Por la tarde visitamos una de las cascadas más conocidas de la isla y nos dimos un buen baño, el camino hasta allí parece sacado de Hawaii, que verdes tan brutales! 

Día 4; Perdemos un drone FPV en medio del lago y bajamos a rescatarlo.

Al día siguiente vimos un buen amanecer y seguimos el día haciendo una excursión a los pies de la Lagoa do Fogo. Santi voló el drone FPV y a los 30 segundos ya estaba dentro del lago, así que tocó bajar a buscarlo! Después de un buen rato buscando, al final encontramos el drone y pudimos rescatar la SD con todos los videos, un milagro!

Por la tarde disfrutamos como enanos bajando con los skates por las carreteras que llevan a Lagoa do Fogo, toda una maravilla si te gusta el downhill!  

Acabamos de hacer las maletas y de prepararlo todo porque al día siguiente tocaba irse de las Azores, breve pero intenso! La aventura continuaba en Madeira.

Día 5; Casi no entramos en Madeira, nos llueve toda la tarde y acabamos el día por encima de las nubes.
 
  

Llegamos al aeropuerto sin lo resultados de los PCRs que nos habíamos hecho, un poco complicada la entrada, estuvimos 1 hora intentando explicarles que no nos habían llegado los resultados pero que teníamos los tests hechos, y conseguimos comunicarnos con el hospital de São Miguel en el que nos habíamos hecho los tests. Después de llamar al hospital y que los portugueses hablaran entre ellos, lo conseguimos, estábamos dentro!

Fuimos directos a la aventura, directos a Caldeirão Verde, una excursión de unas 4 horas ida y vuelta. Teníamos exactamente 4h antes de la puesta de sol, que queríamos ver en otra montaña por encima de las nubes, así que tocó correr (como siempre). Queremos llegar a todo, y eso tiene un precio, aunque a veces no le guste a todo el mundo jaja.
  

Nos fundimos la excursión de la Caldera en 2horas y media con el contenido hecho, con un día de mierda, lluvioso y oscuro, pusimos rumbo a la montaña para intentar ver la puesta de sol con ninguna expectativa.

Hicimos apuestas, los más pesimistas decían que nos íbamos a comer los mocos, mientras Nacho y yo teníamos la esperanza de que se iría abriendo. Y así fue, a la media hora de subida estábamos por encima de las putas nubes, JODER QUE FINO!

Rematamos el contenido en un spot histórico y fuimos a cenar como campeones al bareto del pueblo.

Quedaba el último día, y ya casi teníamos todo el contenido hecho, así que estábamos bastante tranquilos aun y haber sufrido con el tiempo durante todo el viaje, supimos sacarle partido a la niebla siempre con buena cara.

Último día: Empezamos el día a 2000 metros y acabamos viendo cachalotes.

Para rematar el viaje, como no, tocaba madrugón. Fuimos a ver salir el sol a Pico Arrieiro, que pasada! Se veía el mar desde los casi 2000m de desnivel que había. Una vista espectacular.
 
  

Esa tarde la pasamos haciendo un tour de whale watching, donde vimos cachalotes, delfines y algún ejemplar poco común de ballena, el conductor de la lancha flipando, nosotros vimos una aleta más, y nos pareció igual a las demás, las cosas como son.

Acabamos el viaje viendo salir la luna encima de un mar de nubes en Pico Ruivo, y satisfechos por el trabajo hecho, nos fuimos a hacer unas cervezas, que nos habíamos ganado de calle!

Author Profile

Gonzalo Pasquier es un joven aventurero y fotógrafo español. Vive por y para viajar, y sus fotografías están inspiradas en su pasión por la naturaleza. En Blue Banana tenemos la gran suerte de contar con él dentro del equipo, y su misión no es otra que la de hacer realidad la nueva aventura y conseguir plasmarlo en nuestra marca a través de un contenido con un punto de vista propio, que vaya al siguiente nivel. Esto no va del qué hacemos sino del cómo lo hacemos. Y Gonzalo Pasquier es el encargado de demostrarlo.  

Welcome to the new adventure 10% off

Oops, something went wrong… please try again in a few minutes!
It’s official, you are now a Blue Banana member. You will hear from us via inbox.
Subscribe to our newsletter and we will send you a 10% discount
Oops, something went wrong… please try again in a few minutes!
It’s official, you are now a Blue Banana member. You will hear from us via inbox.
EN