Icon textil Icon tela Icon kettlebell Icon camion Icon cambios y devoluciones Icon no usar lejía Icon no usar secadora Icon plancha Icon lavado Icon fabrica Icon Visa Icon Amazon payments Icon American Express Icon Apple pay Icon dankort Icon Diners club Icon Discover Icon Dogecoin Icon Dwolla Icon Forbrugsforeningen Icon Google Pay Icon interac Icon Jcb Icon klarna Icon Litecoin Icon Laser Icon Maestro Icon Master Icon Stripe Icon cirrus Icon share Icon close Icon facebook Icon Instagram Icon Pinterest Icon Youtube Icon Vimeo Icon Twitter Icon Tumblr Icon Tiktok Icon Snapchat Icon checkmark Icon box Icon card Icon cart Icon clock Icon envelope Icon globe Icon leaf Icon padlock Icon pricetag Icon silhouette Icon trophy Icon truck Icon search Icon arrow-down Icon cart-menu Icon caret-right Icon caret-left Icon arrow-alt-circle-left Icon arrow-alt-circle-right Icon plus Icon minus Icon close Icon fa-sign-in-alt

Indonesia 2020 – For the books.

Hello,


Hello!

Después de que muchos de vosotros nos preguntarais, hemos decidido que nuestro siguiente Adventure Journal sea del viaje que hicimos para generar el contenido de la nueva colección SS20, a las islas de Java, Bali y Komodo, en Indonesia.

Fue un viaje relativamente corto para todo lo que visitamos, yo os recomiendo que os reservéis por lo menos 15 días (mínimo) para hacer la ruta entera. Nosotros la hicimos en 10 porque íbamos a grabar, pero fue muy justo y cualquier contratiempo puede hacerte perder algún avión y fastidiarte los siguientes días del viaje!

Pero vaya, vamos al lío!

Java, Bali y Nusa Tengara oriental (Komodo) están situadas en la cadena de islas del sur de Indonesia, dejando Borneo, y Célebes al norte. Están relativamente cerca, aprox 1 hora en avión cada trayecto, y tienen paisajes muy muy diferentes, aunque una cosa en común: solazo y temperatura tropical.

Links a los días:

Día 0 y 1: Llegada a Bali y visita a Ulun Datu, Handara Gate, y dos de las cascadas más bonitas de la isla.  

Día 2. Doble fracaso para visitar Tegalalang Rice fields y rumbo a Nusa Penida..

Día 3: Kling Kling beach, Diamond Beach y -1 drone. 

Día 4. Vuelta a Bali, nos quedamos sin gasolina y casi perdemos el vuelo a Java


Día 5: Visitamos Rainbow Village, estrellamos el drone de repuesto y nos perdemos para llegar a Wonokitri, un pueblo que vive entre volcanes

Día 6: Duro despertar, vistas de ensueño antes de desayunar, y trayecto hasta Coban Sewu.

Día 7: Visitamos las cascadas más épicas de todo el país, y pagamos un precio muy alto por conseguir un drone para los últimos días de viaje.

Día 8: Empezamos a navegar por el Mar de Flores y vivimos un momento inolvidable.


Día 9: Otro amanecer épico, otro drone roto.


Nuestro viaje empezó en Bali, después volamos a Java y posteriormente a Komodo, desde donde volvimos a Bali a coger el avión de vuelta a casa. Os dejo como siempre un MyMaps para que os hagáis mejor la idea:



Además, os dejo también el Schedule de nuestros shootings; está pensado para estar en los sitios más concurridos a la mejor hora, tanto por afluencia de gente como por la luz para las fotos/videos, así que quizás os sirva también, tanto como si quieres evitar las masas o si eres fotógrafo y quieres pillar la mejor luz!

Día 0 y 1: Llegada a Bali y visita a Ulun Datu, Handara Gate, y dos de las cascadas más bonitas de la isla.

Llegamos a Bali agotados, y pusimos rumbo al norte de Bali, concretamente a la zona de Munduk, a unas tres horas en coche. Allí pasamos la noche en el hostal Puri Sunset Homestay.

Al día siguiente nos despertamos pronto y empezamos con ganas! El día iba a ser bastante largo. Empezamos visitando el templo Balines (primero y último). Estuvimos una hora aproximadamente con el templo para nosotros, tuvimos la suerte de presenciar una ceremonia local y pusimos rumbo al siguiente spot, a 5 minutos en furgo, la famosa Handara Gate, típica puerta Balinesa.  
 


Al ser un poco más tarde, tuvimos que hacer un poco de cola, pero vaya, no hay mucho que explorar, así que hicimos las 4 fotos por las que fuimos y pusimos rumbo al siguiente spot, la cascada de Leke Leke, empezaba la aventura por la jungla!

A penas eran las 11 de la mañana y estábamos en medio del tercer shooting del día, íbamos a fuego! El camino que hay que recorrer para llegar a Leke Leke es muy bonito y de apenas 15 minutos, y la recompensa es espectacular! Pero como en todos los sitios espectaculares muy accesibles, recomiendo que vayáis a primera hora para evitar cruzaros con nadie y tener la cascada para vosotros solos! 
 


Acabamos el shooting en la cascada y comimos en el restaurante que hay justo a la entrada, la hamburguesa vegetariana muy muy recomendable!, Descansamos un poco y nos dirigimos a la última localización del día, NungNung.

Es una de las cascadas más grandes y con más volumen de agua de Bali, es simplemente única. El camino es un poco más complicado que el de Leke Leke, y también es recomendable ir a primera hora para evitar a las masas, es la más famosa de todas las cascadas de Bali y suele haber bastante gente.

**Sobre las 10am entra la luz justo por detrás de la cascada y es impresionante, muy recomendable ir a esa hora si quieres una luz perfecta!

Después de un bañito merecidísimo en la cascada, volvimos a Ubud, cenamos en Rai Pasti Rice view, que es un restaurante con vistas a los campos de arroz y con muy buena relación calidad precio, y descansamos hasta el día siguiente. El primer día había sido muy intenso (como todos los que venían haha).
 

 
Día 2. Doble fracaso para visitar Tegalalang Rice fields y rumbo a Nusa Penida.

Nos despertamos pronto, antes que el sol, sobre las 5am, y nos dirigimos a la primera localización del día, los campos de arroz de Tegalalang. ¿Las típicas fotos de drone de Instagram? Son de allí. De camino nos empezó a llover muy fuerte, y llegamos tan pronto que no había ningún bar/restaurante abierto para esperar a que parase, así que decidimos volver a Ubud, desayunar allí, y volver a intentarlo más tarde. La segunda vez pudimos llegar a los campos, pero a la que llevábamos 5 minutos caminando, empezó a llover otra vez, y no tenía ninguna pinta de parar, así que aprovechamos para hacer contenido de la impermeabilidad de JAMBO, que por cierto, aguantó como un campeón!

Esa lluvia no tenía pinta de que fuese a parar, (una de las desventajas de ir a Bali en época de Monzón), así que decidimos anular los shootings que teníamos ese día, y ganar tiempo poniendo rumbo a nuestro siguiente destino, Nusa Penida.

**Para los que queráis ir a los campos de arroz de Tegalalang, funcionan de la siguiente manera: hay un sendero que va pasando por todos los campos, pero cada parcela es de un cosechador diferente, y cada vez que pasas a uno nuevo, éste te pide una donación para el mantenimiento. Así que recomiendo llevar muchos billetes pequeños para que no tengáis que pagar 100k idr (8€) en cada parcela, porque con 1, 2 o 5k es suficiente. (Digo 100k porque son los billetes que dan en los moneychangers y en los atm).

En fin, cogimos un taxi a Sanur, y allí un barco hasta la isla. Llegamos después de comer, descansamos en el hostal, y vimos la puesta de sol desde la playa con unas cervezas. Claramente no había sido nuestro día, así que nos lo tomamos con calma y nos fuimos a dormir pronto que al día siguiente tocaba madrugar! El hostal se llamaba Full Moon, y no lo puedo recomendar más! Las habitaciones están bien y hacen unos conciertos por las noches que no te puedes perder. 

Día 3: Kling Kling beach, Diamond Beach y -1 drone.

Nos despertamos antes que el sol, como de costumbre, e hicimos el primer shooting en la playa, desayunamos y cogimos las motos para ir a una de las playas más famosas de Instagram, sino la que más, KlingKling beach!


** Un buen sitio para alquilar las motos es Abdul Scooter, está al lado del puerto y el chico habla muy bien inglés. Lo podéis encontrar por Google Maps.
**Muy recomendable ir a KlingKling a primera o última hora del día para evitar a todos los coches que viene de Bali haciendo day tours, en temporada alta puede haber hasta 2 horas de cola para ver la playa, a parte que el sol es matador. Así que si puedes elegir, ni te lo pienses!

Por suerte o por desgracia yo fui a esa playa 4 años antes, cuando aún no había nada ni nadie, y el cambio me pareció brutal. Cuando fui por primera vez, casi no se podía acceder al acantilado desde donde se ve la playa por la cantidad de vegetación que había, eran las 12 del mediodía y estuve completamente solo. Esta vez parecía un sitio completamente diferente, había más de 15 restaurantes alrededor del acantilado, había que hacer media hora de cola para hacerse la foto con la playa de fondo y hasta habían hecho un camino para poder bajar a la playa… Wow.

Hicimos el shooting de Kling Kling y pusimos rumbo al siguiente spot, Diamond Beach, en la otra punta de la isla. La carretera que conecta ambas playas es espectacular, una de las más bonitas de la isla, sobretodo el último tramo! Llegamos a Diamond Beach y empezamos a volar el drone para tener alguna toma panorámica.. y a los 5 minutos se quedo atrapado en lo alto de un árbol. Con la ayuda de una rama de bambú conseguimos bajarlo, pero no sin romper el estabilizador y una de las patas… Bali 1 – BB team 0.

Menos mal que trajimos otro por si las moscas! Nos bañamos hasta que se hizo oscuro y justo cuando salimos pasaron unos 4 o 5 delfines muy cerca de la costa, una pasada! Con la adrenalina en el cuerpo cogimos las motos y nos volvimos a casa, sin drone pero muy satisfechos por el día de shooting que habíamos hecho.


Día 4. Vuelta a Bali, nos quedamos sin gasolina y casi perdemos el vuelo a Java


Al día siguiente nos despertamos pronto y cogimos el barco de vuelta a Bali, yo os recomendaría que os quedarais otro día en Nusa Penida mínimo, y que visitarais también Broken Beach y Crystal Bay, y si vais de Mayo a Octubre coged un barco por 200k idr por persona para ir a hacer snorkel con Mantas, es increíble. Los pescadores que te llevan están justo en Cristal Bay y puedes pedirlo de un día para otro, o incluso en el mismo día, así que no os preocupéis por reservar con antelación.


Cogimos el barco de vuelta a Bali y un taxi a Canggu, un pueblecito que de Balinés tiene poco, ya que está lleno de tiendas abiertas por australianos que pasan temporadas largas en Indonesia. Es el sitio perfecto para variar un poco la dieta y salir del Nasi Goreng (arroz con pollo), y para aprender a hacer surf. Un sitio que está muy bien en Canggu para desayunar/comer es el Crate Caffe, la comida está deliciosa y a muy buen precio! Comimos allí y luego buscamos un sitio de alquiler de motos para hacer una sesión en la playa. No fue fácil ya que muchos no querían dejárnoslas para que no se las llenáramos de arena, pero encontramos un sitio cerca de aquí: 35 Pantai Batu Bolong St, Dalung, Bali donde sí nos las alquilaron sin problema. Así que pillamos las motos y fuimos directos a la playa.. a una que estaba a 2km al norte de Batu Balong Beach, para evitar que hubiese gente. Allí estuvimos 2 horas dando vueltas y haciendo un poco el loco.. nos quedamos sin gasolina y estuvimos a punto de perder el vuelo que teníamos a las 9 de la noche que nos llevaba a Java, pero al final todo salió bien y volamos a Java esa noche. 


 

Llegamos a Surabaya alrededor de las 10 de la noche y allí cogimos un taxi que nos llevó hasta Malang, donde llegamos sobre la 1am al hostal MADOR Malang, muy cerquita de Rainbow village, el sitio al que íbamos a ir al día siguiente.

Día 5: Visitamos Rainbow Village, estrellamos el drone de repuesto y nos perdemos para llegar a Wonokitri, un pueblo que vive entre volcanes
.

Nos despertamos con la calma, ya que llevábamos un buen tute esos últimos días, y buscamos un sitio para desayunar. La verdad que nos costó bastante ya que Malang no es una ciudad para nada turística y es difícil encontrar algún sitio donde desayunar arroz no sea la única opción. Al final encontramos un sitio bastante cerca, llamado Java Dancer Coffee, muy recomendable. Terminamos de desayunar y fuimos directos a Rainbow Village, lo llaman así por sus casas pintadas de colores. Pintarlas fue una iniciativa de los estudiantes del barrio para atraer al turismo, y lo han conseguido. Cobran 1€ de entrada por persona y es otra fuente de ingresos para el barrio, y con gusto decidimos poner de nuestra parte.


Me gustaría poneros justo aquí debajo unas fotos con drone de las casas porque se ven muy bonitas desde arriba, ¿pero sabéis cual es la realidad? Que cuando estábamos volando el drone, se cayó al río, un río marrón y profundo totalmente inaccesible, así que perdimos el drone de repuesto con el material de Rainbow village justo dos días más tarde y todavía con muchos días por delante. Fue un duro golpe para todos. 


Volvimos al hostal y cogimos las maletas, buscamos una tienda de drones en Malang y encontramos dos, pero ninguna tenía lo que buscábamos, así que decidimos hacer las sesiones de los siguientes 2 días sin drone, y comprarlo una vez en Surabaya, con más margen de tiempo para preguntar a las tiendas e ir a tiro hecho.

Con ir a las dos tiendas para intentar comprar el drone y luego buscar un taxi que nos llevara a la zona del volcán Bromo (al ser 5 personas más equipaje la mayoría de coches se quedaban pequeños), al final salimos de Malang sobre las 10 de la noche. Después de todo el día, nos quedamos fritos al minuto 1 de trayecto. Yo me desperté una hora más tarde, y todos seguían durmiendo, miré el maps y me di cuenta que el taxi nos estaba llevando en la dirección que no era, y lo peor es que no entendía ni papa de inglés. Conseguimos hacerle entender que no estaba siguiendo la dirección, pero el tío se empeñaba en que era por ahí. Al final entre unos cuantos locales de un restaurante conseguimos convencerle para que hiciera caso al maps y no a su intuición, y pusimos rumbo a Wonokitri, una villa con apenas 20 casas muy cerca de King Kong point, el sitio donde íbamos a ver amanecer al día siguiente.

Cuatro horas más tarde, sobre las 2 de la mañana, llegamos al hostal, pero sin rastro del recepcionista que se suponía nos estaría esperando (le avisamos de que llegaríamos sobre esa hora). Pero bueno, por si no os habéis dado cuenta chic@s, en Indonesia nada sale como estaba previsto, sólo hay que aceptarlo y adaptarse, aunque al principio cueste un poco.. Al final el chico de hostal apareció, hicimos el check in, y nos fuimos a dormir un rato, ya que nos despertábamos a la 4am para ver la salida del sol en uno de los lugares más increíbles de todo el mundo!

Día 6: Duro despertar, vistas de ensueño antes de desayunar, y trayecto hasta Coban Sewu.

Sonó el despertador y parecía que habíamos dormido a penas 10 minutos. Nos despertamos cansados pero con muchas ganas, y el cielo estaba nubladísimo y muy oscuro, cogimos el Jeep que habíamos contratado con el hostal (Bromo Backpacker Tosari), y nos dirigimos hacia King Kong hill. Llegamos a la entrada del parque nacional en un mar de niebla que no podía tener peor pinta, pero aún así pagamos la entrada (12€ por persona, la más cara de todo el viaje) y tiramos para arriba.. que no se diga que no lo intentamos!

Llegamos arriba y ya había algo de luz, al sol le quedaban unos 20 minutos para salir, y difuminada en el fondo se podía ver la silueta del volcán Bromo, y más allá, la del Ijen.. hasta se podía ver el Agung (el volcán más alto de Bali). ESTÁBAMOS POR ENCIMA DE LAS NUBES.




Fue simplemente mágico, eran las condiciones perfectas. La luz era inmejorable, las nubes bajas creaban haces de luz que cruzaban las ramas de las palmeras, y el humo que sacaban los volcanes cogía el color rojizo del amanecer… sin duda, una de las mejores salidas del sol de nuestras vidas.


Estuvimos más de dos horas haciendo fotos y disfrutando de las vistas y volvimos al pueblo; nuestro plan inicial era bajar al cráter del Bromo a hacer otro shooting, pero justo coincidió con que estaba cerrado por razones de rehabilitación medioambiental del 24 de Enero al 24 de Febrero, así que nos quedamos con las ganas, aunque nos pareció totalmente entendible dada la afluencia de turistas que recibe el Bromo a lo largo del año.




Nos hicimos una foto de equipo y volvimos al hostal. Desayunamos con la calma y, sin parar, pusimos rumbo al siguiente destino, Coban Sewu, a unas 4 horas al sur. Coban Sewu es un cañón profundo y frondoso lleno de vegetación donde cae un sistema de cascadas único en el mundo. Es, para mí, la cascada más épica que he visitado. .


Llegamos de noche, era un pueblo pequeño, apenas había 2 hostales disponibles para reservar online, nosotros estuvimos en Dear Traveller Guest House and Glamping
y no puedo recomendarlo más. El dueño fue muy agradable; al estar el supermercado a dos kilómetros del hostal, nos llevó en su pickup a comprar unas cerves, y al día siguiente nos llevó él mismo a las cascadas sin ningún coste extra. También nos organizó el taxi de vuelta a Surabaya para coger el avión.. la verdad es que no pudimos salir de ahí más contentos.

En fin, dormimos muy a gusto y, como no, al día siguiente, madrugábamos. Queríamos tener el lugar para nosotros solos, y lo conseguimos.

Día 7: Visitamos las cascadas más épicas de todo el país, y pagamos un precio muy alto por conseguir un drone para los últimos días de viaje.

Llegamos a Coban Sewu waterfalls sobre las 6:30 de la mañana, y tras descender al cañón durante media hora, llegamos al pie de las cascadas sin cruzarnos a una persona siquiera.



Hicimos el shooting en un par de horas y sobre las 9:30 empezamos la vuelta al hostal.
Si vais con tiempo os recomiendo que exploréis un poco más el cañón, ya que tiene unas cuevas llamadas Goa Tetes que merece la pena visitar, además de alguna cascada más que sin duda no os querréis perder!


Llegamos al hostal, desayunamos y cogimos el taxi que nos llevaría de vuelta a Surabaya sobre las 11:30 de la mañana. Teníamos el vuelo a las 18:30h, y eran unas 5 horas, así que íbamos con tiempo. Llegamos a Surabaya sobre las 15h, y fuimos directos a la tienda de drones con la que ya habíamos hablado para comprobar que tenían en stock lo que queríamos (Mavic 2 Pro). Llegamos sobre las 15:30h, y el aeropuerto quedaba a una hora aproximadamente. La tienda estaba en un centro comercial, así que nos pusimos a buscarla como locos escaleras arriba escaleras abajo. La encontramos. Tenían el drone. Nos disponíamos a pagar... PERO, no nos aceptó ninguna tarjeta y no teníamos efectivo suficiente, así que no quedó otra que ir a la otra tienda que había en la ciudad, que además estaba de camino al aeropuerto.

Llegamos a la otra tienda sobre las 17h de la tarde, el tiempo apretaba cada vez más y necesitábamos comprarlo rápido, así que comprobamos que tuvieran el que queríamos, pagamos con éxito y fuimos como cohetes al aeropuerto! Quedaba media hora para que saliera el avión y estábamos llegando a la terminal de vuelos nacionales. Llegamos y fuimos directos a los mostradores, allí nos dicen que AirAsia opera en la terminal internacional aunque el vuelo sea nacional, así que buscamos otro taxi, y nos dirigimos a la otra terminal, eran las 17:45h, llegamos y el vuelo se había retrasado 1 hora (sin ningún motivo en especial, en Indonesia suele pasar) y fuimos al mostrador de AirAsia. Aquí nos dijeron que habíamos perdido el vuelo, que aunque saliera con retraso, el sistema no admitía mas check ins. Qué p*tada, con todas las letras! Pagamos un precio alto por tener un drone para los últimos días de viaje. No quedó otra, compramos un vuelo para el día siguiente por la mañana directo a Komodo, y esa noche dormimos en Surabaya cerca del aeropuerto.

Día 8: Empezamos a navegar por el Mar de Flores y vivimos un momento inolvidable


Al día siguiente llegamos al aeropuerto los primeros como era de esperar.. no queríamos jugárnosla haha. Llegamos a Komodo sobre las 12 de la mañana y fuimos directos al puerto a buscar un barco que quisiera alojarnos una noche y llevarnos de ruta por el Mar de Flores. Fue fácil encontrarlo, ya que el propio taxista que nos llevó del aeropuerto a LabuanBajo (pueblo costero desde donde salen todos los barcos) nos presentó a su amigo que casualmente tenía un barco y hacía tours por las islas, suele pasar!

Es una experiencia muy cara para lo que es Indonesia, para que os hagáis una idea, pagamos unos 100€ por persona por una noche en el barco con todas las comidas incluidas. Sin duda lo más caro del viaje, pero también lo que más mereció la pena.

Entre que fueron a comprar la comida al mercado, venía la tripulación y preparaban el barco para el tour, acabamos saliendo a las 4pm. Hablamos con el capitán para dejar claro el precio y la ruta que queríamos hacer, y pusimos rumbo a la primera y única parada del día, Kelor Island, para ver la puesta de sol.



Hicimos un shooting y volamos el drone nuevo con éxito, una pasada las tomas que sacamos de ahí, sólo por eso ya mereció la pena.
 


Sobre las 7pm volvimos al barco, nos duchamos, y pusimos rumbo a Padar Island, donde íbamos a pasar la noche. El trayecto fue toda una experiencia, el placton bioluminiscente brillaba de color azul eléctrico cuando el barco movía el agua, el cielo estaba estrellado y se veía la vía láctea como nunca, era increíble. Estábamos llegando cuando de repente empezamos a ver sombras azules emergiendo a la superficie.. sí, eran delfines, y con su movimiento iluminaban el agua y la teñían de azul eléctrico. Algo que nunca olvidarán mis compañeros de viaje… porque yo justo en ese p*to momento me estaba duchando y no vi nada!!!

En fin, llegamos a Padar Island y nos fuimos a dormir, yo me subí la colchoneta arriba y dormí mirando las estrellas. Los camarotes no son lo mío..



Día 9: Otro amanecer épico, otro drone roto.

Nos despertamos pronto, sobre las 5am, y el capitán nos llevó con la lancha a la playa desde dónde empezaba la excursión, era más o menos media hora de subida hasta llegar al punto desde donde se ven 3 playas y la mejor vista panorámica de Padar.
 


Se hacía raro pensar que hace solo 2 días estábamos en otra isla con un paisaje de volcanes que nada tenía que ver con lo que estábamos contemplando…

Volamos el drone, hicimos una hora de shooting y volvimos al barco, nos dimos un baño, desayunamos unos buenos pancakes y pusimos rumbo a Pink beach, nuestro siguiente destino!

 


Lo bonito de Pink Beach son los colores del mar, además de el color rojizo de la arena. Nosotros decidimos quedarnos en el barco y grabar contenido de acción saltando y haciendo un poco de snorkel, aunque si no vas a grabar, te recomiendo que vayas a la playa, es muy bonita también.

Seguimos hacia el Sandbar (banco de arena), una playa que emerge del arrecife de coral en medio del mar, sin nada de nada. Estuvimos sólos durante media hora y fue lo más parecido a paraíso tropical de todo lo que habíamos visto hasta el momento. Hicimos un poco de snorkel, vimos tortugas, rayas, e incluso un tiburón!
 

Decidimos volar el drone para tener tomas panorámicas del barco, cuando de repente empezó a aterrizar por su cuenta en medio del mar.. parecía una broma, no nos podíamos creer que íbamos a perder el tercer drone en tan solo una semana, cuando todos nosotros llevábamos años volando drones y nunca habíamos perdido ninguno. En fin, sí, aterrizó en el agua, pero con las gafas de snorkel lo recuperamos y conseguimos todos los vídeos y fotos que habíamos grabado con él. Menos mal que era el último spot para grabar con drone y ya no lo necesitábamos más, porque vaya tela. 
 


Aún flipando, nos dirigimos a nuestro último destino: Kanawa Island.

Agotados por todo el tute que llevábamos, solo teníamos fuerzas para tomarnos una cerve y ver la puesta de sol comentando lo intenso y épico que había sido el viaje. Llevábamos 8 días durmiendo una media de 5 horas y habíamos visitado 3 islas completamente diferentes en apenas una semana, una locura. Perdimos un vuelo, estampamos 3 drones, vimos delfines, nos quedamos sin gasolina en medio de una playa, presenciamos el amanecer más bonito del mundo… pero lo que hace un viaje realmente especial, son las personas con las que lo compartimos. Tuvimos nuestros momentos buenos y algunos más difíciles, pero supimos sacar lo mejor de cada situación.
 

Todos coincidimos en que fue la vez que mejor nos lo habíamos pasado en Indo, y de vuelta en Bali, al día siguiente, antes de ir hacia el aeropuerto, decidimos hacernos un tattoo todos, porque sí joder, porque la situación lo merecía! Y con dos coj**, nos hicimos una X como recuerdo de esta gran aventura.

Indonesia BB Trip 2020 – For the books.

 

Author Profile

Gonzalo Pasquier es un joven aventurero y fotógrafo español. Vive por y para viajar, y sus fotografías están inspiradas en su pasión por la naturaleza. En Blue Banana tenemos la gran suerte de contar con él dentro del equipo, y su misión no es otra que la de hacer realidad la nueva aventura y conseguir plasmarlo en nuestra marca a través de un contenido con un punto de vista propio, que vaya al siguiente nivel. Esto no va del qué hacemos sino del cómo lo hacemos. Y Gonzalo Pasquier es el encargado de demostrarlo. 

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published

EN