ENVÍOS GRATUITOS +65€

Exploring the wild island of Java

Hello!

Desde hace unos años tenía en mente visitar Indonesia, siempre me ha atraído el clima tropical, la selva, las aguas cristalinas y la cultura de los países asiáticos. Lo que no sabía por aquel entonces es que después de decidirme a hacer este viaje volvería enamorado de este país.

Es un país muy grande, para que os hagáis una idea, Indonesia está formada por un conjunto de más de 17.000 islas, y como es lógico, había que decidirse por alguna de ellas para empezar la aventura.

El criterio para elegir una fue muy simple, mi compañero de aventuras y yo teníamos claras dos cosas: queríamos aventura y poco turismo, y la isla de Java cumplía estos requisitos, así que decidimos pasar dos semanas explorando el este de dicha isla.

Al aterrizar en Jakarta, capital de Indonesia, cogimos un vuelo interno dirección Surabaya, una ciudad situada en el extremo Este de la isla y punto de partida del viaje.  

Alquilamos un coche y empezamos nuestra aventura por Java Oriental durante las próximas dos semanas. Como un viaje del día a día se haría muy extenso, dividiré este post en 5 localizaciones, 5 spots increíbles que se encuentran a lo largo y ancho del extremo Este de Java:


1. Rainbow Village, Malang. Un pueblo pequeño donde los tejados están pintados de colores por los niños, con la finalidad de atraer al turismo.  

2. Lumajang, el pueblo de las cascadas.

3. Islas de Tabuhan y Menjangang 

4. Volcan Ijen


Día 5: ¡De vuelta a casa!

Os adjunto un MyMaps para que veáis la ruta:


1. Rainbow Village, Malang

Nuestra primera parada del viaje, situada a unas 4 horas de Surabaya fue nuestra opción más cercana para pasar la primera noche. Al llegar ya era de noche, asi que pusimos las alarmas y a primera hora ya estábamos allí, en el pueblo arcoíris.

Este pueblo tiene una bonita historia detrás, fue pintado como un arcoíris por los estudiantes de la universidad de Malang unos años atrás. Lo que antes era un pueblo con muy pocos medios y una forma de vida bastante precaria, comenzó a atraer turismo para mejorar las condiciones en las que vivía la gente. A día de hoy, si visitas East Java, es una parada obligatoria, por conocer a su gente y por perderte entre sus coloridas calles. Después de pasar nuestro primer día por esta zona, era hora de volver al hostal, al día siguiente tocaba día intenso de coche para llegar a una de las zonas más impresionantes de toda la isla.

2. Lumajang, las cascadas más impresionantes de Indonesia

Nuestra base para los siguientes 3/4 días, el pequeño pueblo de Lumajang. Una vez alojados en el hostel Dear Traveler, era hora de explorar esta zona. Sonaba la alarma y ahí estábamos nosotros, a pie de cañón para aprovechar la mejor luz del día.

Os dejaré por aquí todas las cascadas que visitamos, sin ningún orden especial, aunque yo ya tengo claro cual es mi favorita, ¿y vosotros? 
 

Tumpak Sewu

Conocida como la cascada de las mil cascadas, creo que no necesita una explicación. Recuerdo aquel día, estábamos en la parte superior incluso antes del amanecer, sólo se escuchaba el ruido del agua y de la selva, pocas veces he sentido tanta paz. Poco a poco empezó a salir el sol, iluminando la escena con una luz suave, era el momento perfecto para levantar el dron y disfrutar un rato.

La bajada a la cascada fue una buena aventura, cruzando ríos y agarrados a cañas de bambú. Al llegar, mis ojos no podían creer lo que estaba viendo, esa sensación me recorría el cuerpo. Por un momento pensé que estaba en otro planeta. Os dejo estas fotos, que como dicen, una foto vale más que mil palabras.

Goa Tetes

Siguiendo por el río en dirección contraria a Tumpak Sewu nos encontramos con este sistema de cascadas y cuevas muy espectacular, lo mejor de todo es que el agua estaba calentita, era un spa en plena naturaleza.

Kabut Pelangi, Kapas Biru: cada cual más espectacular. Solamente la bajada hacia estas cascadas por la selva ya merecía la pena, de vez en cuando nos cruzábamos con algún local cuyos campos de cultivo se encontraban cerca del río, un paisaje espectacular. Helechos gigantes y paredes de piedra recubiertas de plantas tropicales, una locura.

No nos cansamos de ver cascadas y selva, aunque el último de los días por la zona de Luamajang nos dio por conducir hacia el sur, a 1h del alojamiento, queríamos playa y moto, y no nos costó mucho encontrarlo. Alquilamos una moto a un local por unos 20e al cambio y nos lo pasamos como enanos conduciendo por la playa de arena volcánica al atardecer, sin nadie más, disfrutando de la brisa del mar, de la calma con la que viven los pescadores de la zona y de todo lo que nos rodeaba.


3. Islas de Tabuhan y Menjangang


Continuaba la aventura por la costa Este de Java, con dirección a unas pequeñas islas situadas a 1h en barca. La primera parada fue la isla de Menjangang, más cerca de Bali que de Java, así que fue inevitable encontrarse con algún que otro turista. Los habitantes de la isla son un poco extraños, tienen pelaje marrón y cuatro patas, ¡son ciervos! Era curioso verlos correr a lo largo de la isla.

Lo que no puede faltar es el snorkel, un par de aletas, gafas, tubo y disfrutar de uno de los fondos marinos más impresionantes de Java. Vimos muchísimas especies de peces, estrellas de mar etc. Rodeados de un coral espectacular.

La siguiente parada era la isla de Tabuhan, más pequeña que la anterior y más cercana a la costa de Java. Y ahora sí, la teníamos toda para nosotros!

No había absolutamente nadie más allí, menuda sensación... Los chapuzones eran muy recurrentes, costaba aguantar fuera del agua con el calor que hacía.


4. Volcán Ijen


Seguía la aventura para visitar uno de los puntos más emblemáticos de Java, el volcán Kawah Ijen, que posee en su interior el lago ácido más grande del mundo, ideal para darse un baño (es broma, ni se te ocurra meter un solo dedo en ese agua). Fue una caminata de unas 3/4 horas hasta la cima, posterior bajada al cráter para ver el fuego azul, y a los mineros trabajando sin descanso, una dura realiad que cuesta asumir en el momento que lo vives. El fuego azul que os comentaba es el resultado de la combustión del azufre en estado gaseoso, nada recomendable respirarlo, por eso allí mismo antes de la subida os alquilan las máscaras de gas.

Nota: Si vas, te pido que respetes a los mineros, aunque sea una atracción turística hay gente
trabajando en condiciones muy duras y a veces los turistas nos interponemos en sus caminos
mientras cargan cestas llenas de azufre que llegan a pesar 70-80kg.


Sin duda la caminata mereció la pena, para disfrutar allí uno de los amaneceres más bonitos de todo el viaje. Eso sí, llevaos algo de abrigo que arriba ¨fai un frío de carallo¨.


5. El volcán Bromo y Madakaripura, el área sagrada de Java Oriental


Las últimas dos paradas de nuestra aventura. Volvimos a Malang desde el Ijen, un día entero de recorrido, y nos establecimos allí otra vez para iniciar la ruta hacia el Bromo. El volcán Bromo, activo y con una altitud de unos 2300 metros, es uno de los puntos turísticos más concurridos del este de Java. Es por eso que decidimos evitar las masas e ir a primera hora del día. En Malang nos reunimos con un amigo local, alquilamos unas motos de trail y condujimos dos horas en la noche para llegar arriba a la hora del amanecer.

El camino es bastante peligroso, si no tienes experiencia con la moto no lo recomiendo. En ese caso, hay muchos tours que os llevan hasta allí en un jeep, mucho más seguro, pero la ventana a la improvisación queda cerrada, y eso es algo que a nosotros no nos gusta mucho jeje. Una vez arriba preparaos para pasar frío, el cambio de estar a 30C de media a estar a 0 o bajo 0 es brutal. No os exagero. Pero sin duda merece la pena.. estar contemplando ese paisaje que parece sacado de Marte, al amanecer, desde luego que no tiene desperdicio.

Tras aprovechar la mejor luz posible, era hora de bajar a la Savana del Bromo, un mar de arena donde Jeeps y motos cruzan como locos, jinetes a caballo se cruzan en el camino... Os juro que nunca había visto algo parecido, era como estar en otro planeta literalmente, difícil de explicar.

Tocaba subir al anillo del Bromo, y ver el volcán desde arriba, un resbalón aquí os puede costar la vida, asi que id con mucho ojo mirando donde pisáis.

Ya habíamos tragado suficiente arena, así que cogimos las motos y volvimos de vuelta a Malang, nuestro campamento base.

La última parada del viaje era la inmensa cascada de Madakaripura, un área sagrada para la gente local, y una cascada de 200 metros, de las más altas de toda Java. Exhaustos a estas alturas del viaje, por la cantidad de aventuras que nos metimos al cuerpo, por levantarnos todos los días al amanecer y quedarnos a cada atardecer, por las horas de coche, de moto, de barca, de snorkel, dos semanas non-stop, tocaba recuperar algo de energía. Volamos hasta Jakarta desde Surabaya para pasar allí el último día del viaje, más de relax, de vuelta a la civilización.

Aquí ponemos fin a esta aventura y este pequeño diario del viaje. No puedo recomendar Indonesia lo suficiente, ni mis fotos ni mis palabras llegan describir lo vivido durante estas dos semanas. Íbamos con las expectativas altas, pero sin duda fueron superadas, por sus paisajes, naturaleza, pero sobre todo, por su gente.

Por sí os habéis quedado con ganas de más, os dejo un video que he hecho sobre el viaje:

https://youtu.be/cV6N99Pl2wo

Author Profile

Pablo García , gallego y del mundo, amante de las aventuras, de los lugares remotos y de las culturas. Con ansias de compartir con el mundo lo que ven sus ojos a través de sus fotos y sus vídeos. Es uno de los creadores de contenido con los que en Blue Banana tenemos el placer de contar, porque nos encanta la naturaleza de sus viajes y su afán por la aventura.

1 comment

  • AlbertoNov 22, 2019

    Que gran viaje amigo Pablo!!! 😋

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published